El Fokker D VII de Rudolf Berthold

La pausa del café

Revista cultural de entretenimiento para gente curiosa

El Fokker D VII de Rudolf Berthold

Rudolf Berthold nació el 24 de marzo de 1891, hijo de un guardia forestal, en Ditterswind, al sur de Alemania. En la década de los 20 se alistó en el regimiento de infantería, pero fue transferido al servicio de vuelo alemán antes de la Primera Guerra Mundial.

Berthold

Al principio de la guerra fue piloto de observación en el Feldfliegerabteilung 23, y fue abatido por primera vez en un AEG el 15 de septiembre, afortunadamente sin sufrir daño alguno. En enero de 1916 el Feldfliegerabteilung 23 recibió el nuevo avión de caza Fokker EIII monoplano y berthold recibió uno de los primeros EIII durante aquel mes.

Las cinco primeras victorias aéreas de Berthold fueron logradas en el EIII antes de que fuera abatido de nuevo. Esta vez fue seriamente herido, pero no hubo quien le convenciera para que volvera a casa a recuperarse; después de pasar muy poco tiempo en un hospital de campaña volvió a los combates, diciendo que si fuera necesario que le llevasen a rastras a su avión.

Después de su décima victoria fue galardonado con la Medalla al Mérito, y durante el año siguiente, entre octubre de 1916 y septiembre de 1917, destruyó más de 18 aviones enemigos. Sin embargo, había sido abatido varias veces y su brazo derecho, fracturado, llegó a estar inutilizado. Sin ambargo, insistía en que era totalmente capaz de seguir volando y combatiendo.

En marzo de 1918 se le dio el mando de la Jagdeschwader 2 que volaba en Siemens-Schuckert DIII y Fokker DVII. Su propio aparato iba adaptado especialmente para que pudiera manejarlo a pesar de sus incapacidades físicas. Durante los últimos meses de la guerra, destruyó 16 enemigos más, pero aquel periodo fue especialmente duro y doloroso y le exigió mucha entereza, porque la vieja herida volvió a brirse y sometida al frío de una carlinga abierta le provocaba sufrimientos terribles. Declinando una y otra vez el auxilio médico, Berthold sólo permitió que le sacaran de vez en cuando esquirlas de hueso del brazo mientras insistía en seguir volando.

Reproducción del Fokker DVII de Berthold con su emblema en el fuselaje

Después de su victoria número 44, quedó tan abotargado por el dolor que se estrelló contra una casa cuando intentaba aterrizar. Quedó tan gravemente herido que hubo que llevarlo a un hospital y ya no volvió a tomar parte en el conflicto.

Su muerte fue verdaderamente macabra. Como fanático anticomunista, formó una unidad paramilitar,la Berthold´s Iron Band, pues los comunistas entonces estaban en revueltas en Alemania. Después de un revés en Harburg, fue derribado al suelo y estrangulado con el cordón de su Medalla al Mérito. Está enterrado en el Monumento a los Inválidos en Berlín Norte, cerca de las tumbas de von Richthofen y Ernst Udet

Para leer más

http://www.dawnpatroluk.co.uk/pilotberthold.htm

http://www.firstworldwar.com/bio/berthold.htm

http://forum.axishistory.com/viewtopic.php?t=80948