Expedición Malaspina, viaje alrededor del mundo

La pausa del cafe Revista cultural de entretenimiento para gente curiosa

Expedición Malaspina, viaje alrededor del mundo

ELa intensa actividad de exploración de Francia e Inglaterra a fines del siglo XVIII provocó la reacción de España. El Pacífico era considerado como un mar español desde que Magallanes descubriera las Filipinas. En el caso de la Expedición Malas pina, estaba claro que se pretendía emular los viajes de Cook y La Perouse.

Playa de Nutka

La aprobación de Carlos III llegó 2 meses antes de su muerte. Se diseñaron y construyeron 2 fragatas expresamente para este viaje, la Atrevida y la Descubierta, en honor de los barcos usados por James Cook (Resolution y Discovery). La expedición contaba con los mejores científicos de la Marina española, como Juan Gutiérrez de la Concha, acompañados también por grandes naturalistas y dibujantes, como el profesor de pintura José del Pozo, los pintores José Guío y Fernando Brambila, el dibujante y cronista Tomás de Suria, el botánico Luis Née, los naturalistas Antonio Pineda y Tadeo Haenke. También formaba la tripulación Alcalá Galiano, que moriría heroicamente en Trafalgar.

La expedición zarpó de Cádiz el 30 de julio de 1789. Tras fondear unos días en Canarias, llegaron a Montevideo el 20 de septiembre. De ahí, siguieron hasta las islas Malvinas, recalando antes en la Patagonia. Doblaron el Cabo de Hornos y pasaron al Pacífico el 13 de noviembre, explorando la costa y recalando en varios puntos como Valparaiso y Santiago de Chile, , para alcanzar finalmente Acapulco en abril de 1791.

Al llegar allí, recibieron el encargo del rey Carlos IV de encontrar el Paso del Noroeste, que se suponía unía los océanos Pacífico y Atlántico. La expedición, navegó hasta Alaska, donde se convencio de que no había tal paso. Volvió hacia el sur, hasta Acapulco (a donde llegó el 19 de octubre de 1791), En Acapulco, el virrey de Nueva España ordenó a Malaspina reconocer y cartografiar el estrecho de Juan de Fuca, al sur de Nutka. Malaspina requisó dos pequeños navíos, la Sutil y la Mexicana, poniéndolos bajo el mando de dos de sus oficiales, Alcalá Galiano y Cayetano Valdés. Dichos barcos dejaron la expedición y se dirigieron al estrecho de Juan de Fuca para cumplir la orden.

El resto de la expedición puso rumbo al Pacífico. La Atrevida y la Descubierta siguieron la ruta del galeón de Manila hasta la isla de Guam, la mayor del archipiélago de las Marianas, donde el descanso y los cuidados completaron la recuperación de los enfermos. A finales de marzo de 1792 las corbetas ya estaban en el pierto de Manila, cerca de la catedral.

Glaciar Malaspina en Alaska

Quedaban 3 meses escasos para la llegada de los vendavales y las lluvias de la estación monzónica, y los expedicionarios aprovecharon bien el tiempo. José Bustamante, en la Atrevida, se dirigió a Macao para realizar observaciones astronómicas y establecer contactos diplomáticos con el gobernador portugués del enclave. Además de adquirir pinturas, el comandante debía tratar de vender las pieles de las que habían hecho acopio en el Noroeste. Los alféreces Felipe Bauzá y Fabio Aliponzoni se quedaron en Manila para levantar el plano de la bahía y Malaspina se desplazó por tierra hacia el este para reconocer la costa pacífica de Luzón, desde Mauban hasta el cabo de San Ildefonso, mientras otro grupo se ocupaba del tramo entre Maubán y Sorsogón. Por otra parte, Luis Neé había desembarcado en este último puerto para herborizar en la zona meridional de la isla. La exploración de la parte norte y la región central quedó a cargo de Tadeo Haenke y de Antonio Pineda, respectivamente.

Antonio Pineda

En julio, cuando la estación de lluvias había comenzado, llegaba a Manila la peor de las noticias: la muerte de Antonio Pineda. El naturalista había iniciado su viaje en compañía de Juan de Cuellar, botánico de la Compañía de las Indias, con quien visitó los cultivos de canela de la hacienda Calavang y analizó las aguas termales de los baños de Maquilin. En la laguna de Bay, los científicos se separaron; Cuellar regresó a la capital y Pineda se dirigió al norte de la laguna para encaminarse hacia la zona montañosa central. No obstante, los rigores del clima y las fatigosas marchas acabaron por ocasionarle un proceso febril del que no se recuperaría. Postrado en una litera, el focicial fue conducido a Badoc, el la provincia de Ilocos, donde sufrió un ataque fatal de apoplejía.

Con el ánimo abatido por la pérdida del compañero, los expedicionarios ultimaron las tareas pendientes. Cuatro meses más tarde abandonaron Manila, en dirección al sur, para ganar de nuevo aguas del Pacífico.

La visita a las colonias británicas de Australia, conocida entonces como Nueva Holanda, tenía un objetivo político: evaluar el peligro potencial que éstas ofrecían para los puertos americanos, cuestión que en la corte de Madrid era motivo de preocupación. Sin embargo, tal visita se desarrolló en unos términos de cortesía y cooperación que pusieron de manifiesto que los intereses científicos estaban por encima de la rivalidad entre ambas naciones. Naturalistas, pintores y oficiales fueron autorizados a circular libremente por los alrededores de Puerto Jackson, cerca de Sidney, internándose hasta las colonias de Parramata y Tungave. La impresión que causó a los expedicionarios lo que aquellos colonos habían conseguido en cinco años no pudo ser más favorable:

… la vista era deliciosa por la multitud de campos cultivados. Alegrábase el ánimo al contemplar la aplicación al trabajo, y por el constante esmero con que transformaban un país tosco y silvestre en jardín ameno… (Luis Neé).

En cuanto las embarcaciones fueron reparadas y avitualladas, los expedicionarios prosiguieron su viaje. La llegada a su nuevo destino, el archipiélago de Mayorga (actuales islas Tonga), compensó todas las penalidades pasadas. James Cook las había llamado islas Vavao, o de los Amigos, por el carácter amistodo de sus habitantes. El archipiélago era paradisiaco. Aguas cristalinas, arenas blancas, temperaturas agradables y una naturaleza pródiga convidaban al descanso y al goce de los sentidos.

La amabilidad de los nativos de las islas se puso de manifiesto nada más fondear en el puerto del Refugio. Con las corbetas rodeadas de decenas de canoas se producía el encuentro con el eije Dubou, quien regaló al comandante un garrote grueso, símbolo de su poder, una gallina, y diversas frutas. Al cálido recibimiento siguieron días festivos, en los que menudearon bailes de los nativos y los convites mutuos. Algunos oficiales trabaron amistad con los eijes que gobernaban el archipiélago y pudieron recabar mucha información sobre las costumbres, creencias e historia de un pueblo que parecía ingenuamente feliz.

Montevideo

A finales de junio de 1793, la Atrevida y la descubierta alcanzaban de nuevo el litoral americano. Sin embargo, el ansiado regreso a España desde Montevideo se vio demorado varios meses por la guerra con la Francia revolucionaria. Finalmente se organizó un convoy integrado por más de una decena de buques, con objeto de efectuar la travesía atlántica con cierta protección por si se producía un encuentro con algún barco francés.

La llegada a Cádiz culminaba una empresa expedicionaria sin precedentes. Su artífice, Alejandro Malaspina, recibió homenajes, felicitaciones y ascensos. Lamentablemente la euforia duró poco. Cuando el militar se dispuso a ordenar y elaborar el material recopilado y a redactar la memoria de su viaje empezaron los problemas. Sus ideas reformistas respecto a la administración de las colonias llegaban en un momento inoportuno, y su prestigio incomodaba al poderoso Godoy. Malaspina se vio involucrado en un turbio complot que acabó con su detención y posterior ingreso en la prisión del castillo de San Antón en La Coruña, de la que no saldría hasta 1802, para partir desterrado a Italia. Su desgracia alcanzó también a la publicación y divulgación de los trabajos de la expedición, que permanecieron inéditos y casi olvidados durante muchos años

 

Para leer mas:

http://www.fbbva.es/TLFU/microsites/malaspina/index.html

http://www.expedicionmalaspina.es/Malaspina/Malaspina.do

http://es.wikipedia.org/wiki/Expedici%C3%B3n_Malaspina

Artículos relacionados