El Templo de Debod

La pausa del café

Revista cultural de entretenimiento para gente curiosa

El templo de Debod

En 1956, el gobierno egipcio de Nasser, anuncia la construcción de una gran presa a la altura de la 1ª catarata del Nilo. La consecuencia inmediata sería la inundación de los numerosos monumentos egipcios de esa zona. De inmediato, la UNESCO hizo una llamada a todas las naciones para llevar a cabo una colosal misión de salvamento de estos monumentos. Numerosos países acudieron a la llamada, entre ellos España. Fruto de esa ayuda fue la donación para España del Templo de Debod.

Construcción de la presa baja de Assuan

La historia de la presa había empezado mucho antes. Las sucesivas inundaciones del Nilo, durante siglos, habían sido la fuente de su riqueza. Habían generado las grandes cosechas de trigo que alimentaron a su pueblo, e incluso al pueblo romano en época de dominio imperial. Pero con el paso de los siglos empezó a suponer un problema. Las campañas con grandes inundaciones que echaban a perder los cultivos se alternaban con las de sequía que ocasionaban el mismo resultado. Se hacía necesario el crear una presa que limitase las inundaciones o aumentase el caudal según la necesidad. Así, entre 1899 y 1902, se construyó una primera presa, o presa baja. Esta debió de ser ampliada en varias ocasiones sin llegar a una solución definitiva. Cuando en 1946 la presa casi se desborda, se decidió hacer una nueva presa, unos kilómetros más arriba con unas dimensiones mucho más grandes.

Presa alta de Assuan

El proyecto de la nueva presa de Asuán o presa alta comenzó en 1952, justo tras la revolución de Nasser. Los EEUU se ofrecieron a financiar el proyecto con un préstamo de 270 millones de dólares. Pero la ayuda fue retirada en 1956 y Nasser se propuso seguir adelante con el proyecto con los ingresos procedentes de la nacionalización del Canal de Suez. Sin embargo, la lucha entre EEUU y URSS por la expansión de sus influencia sobre África en el seno de la Guerra Fría, hizo que la URSS se involucrada en el proyecto, pagando hasta un tercio del precio de la presa. Además de dinero, proveyeron de técnicos y maquinaria pesada.

Templos inundados

La construcción comenzó en 1960, y se terminó el 21 de julio de 1970. La magnitud del proyecto, haría inevitable que gran parte de los monumentos egipcios del Alto Nilo quedasen anegados. Esto hizo que de inmediato, se realizara una llamada por parte de la UNESCO para salvar los monumentos del Nilo. A la llamada acudieron 50 países que aportaron a la campaña 26 millones de dólares, así como diversos particulares, que donaron otros 7 millones. España aportó más de medio millón de dólares. En agradecimiento, el gobierno de Gamal Abdel Nasser, donó el templo de Debod a España.

En España se creó el Comité Español, cuyo director fue el profesor y arqueólogo español Martín Almagro Bash. Este equipo realizó varias excavaciones en templos nubios de Egipto y Sudán. Sin embargo, no participaron en las obras del Templo de Debod. Este templo fue salvado por el Servicio de Antigüedades de Egipto y el equipo de la Misión Arqueológica Polaca. Estos catalogaron el templo y lo desmontaron, llevándolo a la isla Elefantina en 1961. Allí permaneció hasta 1970, en que se trasladaron sus piezas a Alejandría. Desde allí, viajaron hasta Valencia, donde llegaron el 18 de junio de ese mismo año. Desde Valencia, se trasladaron a Madrid, donde se almacenaron el solar del Cuartel de la Montaña.

Montaje del templo en Madrid

La reconstrucción fue llevada a cabo por el equipo del arqueólogo Martín almagro Bash. Pero fue una tarea difícil porque el Servicio de Antigüedades de Egipto había dado escasa documentación para su montaje. Al final se realizó una anastilosis (montaje de las piezas con relleno de piezas de diferente color para completar la obra). La piedra de relleno se trajo de Villamayor, en Salamanca (la misma piedra con la que se construyó la catedral de Salamanca)

Primero se levantó una base de piedra para que los bloques de piedra no tuvieran contacto con el suelo. Además, se rodeó la base con un estanque de poca profundidad representando el Nilo, que era tan importante en el antiguo Egipto. Además se instaló aire acondicionado para mantener la atmósfera seca de manera constante.

La apertura fue realizada el 18 de julio de 1972 por el alcalde de Madrid, Carlos Arias Navarro. Desde el principio, el uso y la conservación del templo ha sido causa de polémica. El edificio se ha usado para representaciones de cine de verano y de teatro, anuncios publicitarios, etc. Además, se han dado diversos actos de vandalismo. Por otro lado está el clima de Madrid, demasiado extremo y húmedo para una construcción egipcia, dado que allí el clima es más estable y seco. Por ello, tanto los sucesivos Congresos de Egiptología Ibérica que se han ido celebrando, como la UNESCO, ha mostrado su alarma por la conservación del edificio. De momento, salvo actuaciones puntuales y de poca envergadura, no se acometido un proyecto de conservación definitivo.

Historia del edificio

El templo de Debod fue fundado alrededor del año 200 a.c. por el rey de Meroe (o Kush) Adijalamani, y dedicado a los dioses Amón de Debod e Isis de Filé.

Templo en su emplazamiento original

El periodo de su construcción es ciertamente oscuro. En Egipto gobernaba la dinastía ptolemaica de origen macedonio (fundada por Ptolomeo, general de Alejandro Magno) desde Alejandría, representada por Ptolomeo IV Filopator. Sin embargo, la inestabilidad política había hecho que se perdiera el control del Alto Egipto, donde se había formado una nueva dinastía con sede en Tebas. Esto fue aprovechado por los gobernantes del reino de Meroe (o Kush) para tomar el control de la zona. De ahí que la fundación del templo sea obra de un rey de Meroe. No obstante, con el tiempo, los ejércitos egipcios retomaron el control del Alto Egipto (o Tebaida) en 185 a.c. y por lo tanto de la zona de Debod, y fueran engrandeciendo el templo.

El edificio original construido por Adijalamani, constaba de una capilla llamada “capilla de los relieves” ó “capilla de Adijalamani”, donde se ven inscripciones referidas a Amón y una escena ritual donde aparece escrito “el rey Adijalamani ordena construir el monumento en honor a su padre Amón”.

Durante la dominación ptolemaica, se fueron añadiendo nuevas dependencias. Tras la batalla de Alejandría del año 30 a.c., Octavio Augusto, convertía a Egipto en una posesión romana. Se favorece el culto a Isis en el templo y se establece un destacamento militar en la zona. Las últimas ampliaciones del templo parecen ser de época de la dinastía Antonina. En época de Diocleciano, se sufre la presión de las tribus nómadas en la frontera, y poco después se inicia el abandono de los campamentos de la frontera. Cuando Teodosio ordena el cierre de todos los templos paganos salvo el de Filé, la zona de Nebod ya no está bajo control romano.

Tras esto, el recinto fue ocupado por diversas comunidades cristianas, musulmanas, etc. El edificio fue recuperado cuando durante la campaña de Napoleón, se realizó una catalogación de diversos edificios. Tras eso, la construcción de la primera presa de Asuán, o presa baja entre 1899 y 1902, hizo que el templo permaneciera bajo las aguas, 9 meses al año, lo que hizo desaparecer toda su policromía y dañó la piedra. Finalmente, tendría lugar el proyecto de salvamento de 1960 tras la construcción de la nueva presa de Asuán o presa alta.